La contratación.

Para conocer las necesidades de una película tenemos que desglosar el guion analizando escena por escena. Es importante organizar todo de micro-escala a macro-escala.

Con la visualización exacta de cada secuencia y en la inteligencia de todo lo necesario para construir el cuadro cinematográfico, podemos reconocer a los elementos —directos e indirectos—, necesarios para su realización.

Con este ejercicio, nos libramos, de llenarnos de personal, durante los días de filmación.

Para saber a qué personas debemos de llamar y contratar, primero debemos de conocer el valor de los servicios que vamos a solicitar de ellos. Este valor debe de estar dentro de un tabulador. Si no existe un tabulador (en México no existe), es crucial que sepamos, por un lado, el promedio de pago que se acostumbra a hacer a cada determinado puesto. Por el otro, tomar como base una media que se ajuste a nuestro presupuesto. Lo justo de un proyecto, es que la nómina consuma, entre sesenta y setenta por ciento, del presupuesto final.

Existe algo llamado ética. Y si deseamos edificar un proyecto trascendente, es necesario que tengamos una sólida y formada a través de principios y valores. Por supuesto, el único juez que podrá determinar si actuamos conforme a nuestras convicciones o no, es un mismo; consideremos lo siguiente:

  • ¿Qué tan importante es para nuestra alma hacer este proyecto?
  • ¿Qué es lo que espero obtener a la culminación?

Si la respuesta a estas preguntas es: resultados en forma de reconocimientos, fama y fortuna. Entonces debes de guiarte por las tendencias y contratar personas que busquen lo mismo y te ayuden a alcanzar tus metas.

Sí, lo que deseas es: exploración, expresión y análisis, entonces debes de rodearte de personas sensibles y de mente abierta.

Ambos casos tiene un valor similar y son fundamentales para la evolución del cine. El problema es cuándo la producción desea hacer una mezcla de ambas respuestas. Al final se termina con un trabajo mediocre y resultados amarrados a la suerte. 

Veo la caca, ¿dónde está el perro?

¿Qué sería del mundo si no existieran artistas románticos? Sería un mundo justo.

Dos eventos le han dado forma a la naturaleza del ser humano: la agricultura y las pictografías hechas en las cavernas que muestran el proceso agrícola.

Unos años después del hombre de las cavernas, la Revolución Francesa, intentó expandir por Europa las ideas de igualdad, libertad y fraternidad. Para que estas ideas se propagaran, promocionó la democracia y el capitalismo.

La filosofía que se promociona en el cine es contraria: la dictadura —del autor principalmente—. Ignoro cuál fue su origen, pero se debe de cambiar este concepto.

Todos hemos escuchado las letanías: Es un proyecto estudiantil; te va a ayudar para tu curriculum; existe poco presupuesto. Y siempre cruza por nuestras mentes si no tienes el dinero no lo hagas. Por distintas circunstancias, terminamos aceptando.

Paremos está masacre a la libertad. Todos los proyectos cuestan y debemos de ser claros y sinceros con las personas que se integran a este. La verdad nos hará libres, es cierta. Es posible que no contemos con centavos en nuestro bolsillo para hacer un intercambio justo de talentos, pero no engañemos. El capitalismo, no necesariamente se refiere a dar un precio monetario a los valores. Se refiere a un intercambio justo de estos, ¿por qué reducir todo a monedas? Es lo más sencillo de hacer en una cabeza simple que se guía por ideas de primer orden.

Puede que un proyecto impulsé las carreras de sus integrantes. Esto es algo incierto. También es seguro que sea algo que a nadie le importe. Y esto debería de ser el principio que dicté el intercambio de nuestros talentos. No el romanticismo de todos para uno y uno para todos. Sacar de contexto una cita es sencillo, cuando la ética está confundida y no has explorado en ella.


Ser un artista, es un trabajo, igual que cualquier otro. La diferencia, en el caso de un artista libre, su jefe, es uno mismo. Quizás tu jefe te permita irte a un lugar paradisiaco a resolver tus conflictos internos y construir una historia trascendental. Eso es, para mí, una falacia.

El escritor, escribe, el pintor, pinta, el músico, hace música. Imponte un horario. No importa si mientras el éxito sucede eres cajero en un banco; no te detengas y ve detrás de tus sueños. El mundo depende de los emprendedores. Solo recuerda, no regales tu esfuerzo y trabajo, haz valer.

Si existieran las reglas para ser un artista, habría un libro que las narrara y que mostrará el valor de su trabajo para la humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
es_ESEspañol
A %d blogueros les gusta esto: