La vida no es una competencia.

¿Qué tal si nos tomamos un momento para preguntarnos si la vida realmente es una competencia? ¿Contra quién?

Vivir para ganar dinero, propiedades y cosas materiales no es vivir, además es una tragedia ver que las personas se identifican por lo que tienen y se sienten superiores al tener más que el otro.

Tal vez tener comodidades sea un buen logro para una persona, pero al final todos terminamos igual: muertos y con nuestras cosas regadas por ahí.

¿Qué tal si consideramos otra opción? Vivir y deshacernos de todo lo que nos impida hacerlo o nos esclavice.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
es_ESEspañol

Descubre más desde Pandilla Salvaje

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo