El camino del mínimo esfuerzo.

Una de las características del ser humano es ser en esencia una paradoja. La mente, la biología y la psicología son sistemas independientes con misiones distintas, y en algunos casos, contradictorias. Quizá es por este motivo que siempre nos gusta hacer las cosas lo más simple posible. Paradójicamente, también somos desorganizados.

Otra característica es que, según el arte que practiquemos, determinamos el camino del mínimo esfuerzo. En caso de ser apáticos, resolvemos con mentalidad mediocre. La mente práctica somete a la idealista y, una mente creativa, resuelve un problema complejo con soluciones simples. Todo depende de la perspectiva y esfuerzo que invirtamos en pensar.

El camino del mínimo esfuerzo es la manera de administrar tiempo y energía en las tareas del día a día. Nos ayuda a reconocer cuáles son las que darán resultados a largo plazo y cuáles a corto plazo. Pero una mente desorganizada, más cuando por flojera, depende solamente de la memoria, es incapaz de reconocer las tareas que tiene que afrontar. El mapa, como herramienta de guía, ayuda a descubrir al camino sencillo, aunque no siempre libre de obstáculos. Por eso, quien pone límites a su imaginación, sobre piensa las cosas, opta por complicarse la vida rodeando los obstáculos en lugar de afrontarlos. ¿Por qué dar la vuelta o apurarse a afrontar los sucesos que los acontecimientos, tarde o temprano, impondrán?

Para facilitar el trabajo mental, y que este encuentre el camino del mínimo esfuerzo adecuado, es necesario reconocer cuáles son las tareas tediosas de las difíciles y las importantes.

Ensayo y error es la clave para encontrar ritmo y armonía. Pero sobre todo consistencia. De ahí que las rutinas diarias faciliten el oficio. Existen tareas que tanto hemos hecho, como por ejemplo, lavarnos los dientes, las manos o comer, que las hacemos sin pensar. Simplemente, la rutina nos lleva a recorrer ese camino sin la necesidad de exigir demasiado al trabajo mental.

Los grupos de trabajo tienden a complicar trabajos sencillos. Esto se debe a que nuestra mente piensa que al complicar un trabajo nos hace ver ante los demás inteligentes o interesantes. Esto es una mentira que nos hacemos. Por lo general, para satisfacer el vacío de haber logrado algo. El problema: al invertir energía y tiempo en una tarea tediosa o sencilla, al hacerla compleja nos desgastamos y posponemos las tareas que en realidad nos importan.

Automatizar las tareas que son repetitivas, patrones aburridos de la costumbre y tradición, es una ventaja. Hoy en día la inteligencia artificial facilita este trabajo. Delegar tareas es otro ejemplo. Aplicar una regla sencilla para saber qué tareas podemos delegar: si hacerla nos lleva menos de cinco minutos no hay necesidad de delegar. Pero si su ejecución demanda mayor tiempo, siempre es mejor delegarla. Para todo se necesita organización.

Conclusiones desde la mirada errante.

El camino del mínimo esfuerzo no es una característica de flojera. Es la de una persona imaginativa y creativa. El oficio de cada quien es demandante y, a la vez, satisfactorio cuando haces lo que te gusta y amas. Pero los ratos de ocio también son igual de importantes, así nos damos tiempo de mirar y reflexionar sobre nuestro rededor: las cosas por las cuales dedicamos tiempo a la labor.

El tiempo con familia y amigos es fundamental. Con una mente desorganizada, desperdiciamos estos valiosos momentos en tareas absurdas que no construyen nuestros sueños; los aletargan, quedan en el saco: Algún día.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
es_ESEspañol

Descubre más desde Pandilla Salvaje

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo