Decorando la casa.

Cada cuadro cinematográfico se compone de cuatro elementos fundamentales que ayudan al espectador a comprender el concepto de una película: El actor, la fotografía, el sonido y el diseño de producción. Cada una de estas partes fundamentales son producidas por distintos elementos que suceden fuera del cuadro cinematográfico.

El diseño de producción es una parte fundamental dentro de una película. Es fácil reconocerlo cuando las películas son épicas, guerras, ciencia ficción, etc. Pero en sí, todas las películas necesitan de un diseño de producción, y cada una presenta complicaciones distintas.

Los tres elementos que componen al diseño de producción de una película, la ambientación o decorados como se le llamó a principios del cine, incluso, hoy en día, aún se define así al departamento que se encarga de la decoración en muchos países; el departamento de vestuario, y el de maquillaje y peinados. Todos estos departamentos coordinados, crean el diseño visual de una película.

Con el paso del tiempo, sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial, los grandes estudios, en franca competencia con la televisión, produjeron películas más grandes, por lo tanto, más complejas en ambientar. Para generar conceptos generales de estas gigantescas producciones se hizo común utilizar la figura del Diseñador de Producción.

El Diseñador de Producción no fue un personaje que nació de la noche a la mañana en el cine. Los inicios del puesto se dieron, principalmente, en el expresionismo Alemán.

Un cineasta, sin importar al puesto al que pertenezca, debe de ser multidisciplinario, debe de conocer un poco de todo. Así es el perfil que nos hemos formado de la gente que trabaja en el cine. Sabe de pintura, filosofía, literatura, danza, arquitectura, escultura, fotografía y diseño de ropa. Lo cual puede ser cierto pero no necesario para el trabajo. El estudiante de cine, hoy en día, recibe una educación básica de todo estos conceptos, quien no asiste a la escuela de cine, los tiene que aprender por su cuenta.

Para el Diseñador de Producción es distinto, puede saber de manera básica como se filma una película, como se dirige a un actor o se captura el sonido, pero debe de conocer más que cualquier otro sobre las bellas artes. Por esto, y otras tantas cosas que explicarlas sería comida de otro plato, no todas las escuelas de cine, forman Diseñadores de Producción.

Los Diseñadores de Producción son arquitectos, pintores, diseñadores de vestuario, ingenieros, escultores… o por lo menos deberían de serlo, así fue como nació la figura en el cine de antes.

Su origen nació con la necesidad de los productores. Las grandes películas se hicieron complejas y necesitaban de alguien que diseñara todo el concepto visual de la obra: construcciones, decorados, vestuario, maquillaje y peinados. Todo el concepto debía de estar visionado por alguien que supiera de historia y entendiera las filosofías de color.

Hoy en día, aún existen Diseñadores de Producción que, además son grandes artistas plásticos, han ampliado el arte y lo llevan hasta el CGI y efectos mecánicos. Pero el ego del cineasta común es grande y todo lo corrompe, ahora, es fácil cruzar tu camino con cualquiera que tenga buen gusto en muebles y que se haga llamar, Diseñador de Producción.

La verdad es que esto puede ser más usual de lo que uno imagina, y la razón es simple, el buen gusto, la imaginación y la experiencia ha formado a grandes Diseñadores de Producción de la actualidad. Más allá de sus conocimientos, saben de cine, los encuadres y como transformar, un sillón destruido en un botadero de basura, en el mueble favorito de Louis XIV.

El arte dentro del cuadro cinematográfico.

Los escritores de guion cinematográfico, en la actualidad, crean atmósferas generales de cada secuencia. Solamente describen detalles de decorados, vestuario, maquillaje y peinados, cuando estos son partes esenciales de la acción dramática. El no hacer una detallada descripción de los sets, la ropa y el maquillaje, no quiere decir que estos no sean necesarios para la visualización final del cuadro cinematográfico.

Es por esto que se necesita de un diseño de producción que nos ayude a armar el concepto visual de una historia. Esto nos podrá sonar como cosa obvia y algo que se puede hacer con tan solo tener sentido común, lo cual, por desgracia, muchos productores y realizadores piensan que es cierto.

Esta creencia nace por dos motivos principales: El espíritu tacaño de un mal productor o el menosprecio por el arte, o una combinación de ambas. Claro, cuando descubren su importancia ya están sin presupuesto y lo único que les queda por hacer es parchar. Esto no es auguro para que en la próxima producción pongan más atención en el diseño visual. Al contrario, como el cine es un trabajo en equipo, y todos los elementos se entrelazan de la misma manera que estos corrigen y parchan las carencias de producción, se resuelve hacer la película sin el drama de tratar con un pretencioso Diseñador de Producción.

En cambio, cuando sí se invierte en un diseño de producción, los resultados son asombrosos. También es cierto que cuando, el productor o el realizador, tienen sensibilidad para las bellas artes y sus conocimientos en estas, son suficientes para la película, se puede prescindir de la figura de un Diseñador de Producción. En el cine, todo es posible.

Pero el diseño de producción no solamente se trata de mover muebles, vestir y peinar actores y poner cortinas, hecho con reflexión, enriquece a la iluminación, al trazo escénico, al sonido y al drama.

Preproducción.

En la etapa de preproducción, en cuanto al diseño de arte, se establecen los colores, en lo general y particular, de toda la película. Esta calorimetría es la base para determinar el tono dramático de la historia. A partir de ella, cada decisión debe de ser guiada con base en estos colores. También se establecen las personalidades de los actores y su entorno, los cuales ayudan a dar información concisa al espectador sin que se pierda tiempo de filmación en describirla. Por ejemplo, en Silence of the Lambs de Jonathan Demme, los decorados de la prisión de Hannibal Lecter le dan al espectador un montón de información sin que este la necesite en el momento, por tratarse de una película de suspense, esta información se le da con tanta sutileza que, conforme se desarrolla la película, el espectador tendrá que regresar a la prisión para tomar lo necesario de su vago recuerdo y lograr seguir el hilo narrativo de la historia.

La manera de alimentar el subconsciente del público no fue una decisión fortuita; fue deliberada y diseñada, antes de la etapa de producción. Claro, no todas las películas son Silence of the Lambs, pero sí todas saben de la importancia de alimentar el cuadro cinematográfico. Y, para ello necesitan de alguien que entienda la historia y sepa los elementos que le darán atmósfera a los mundos de los personajes.

El ambiente de la película no solamente está creado por muebles, también lo hace la iluminación. Para iluminar un lugar, debemos de considerar fuentes de luz, estas son otorgadas por el diseño de producción.

Delimitando el cuadro.

Ahora bien, lo que no se ve a cuadro, i.e., en la pantalla, cuesta. Por esto tenemos que definir con claridad que va a abarcar cada acción de cada secuencia. Por decir algo, Hollywood, donde se cree que se tiene todo el dinero del mundo, son muy específicos en cuanto lo que se va a ver a cuadro. No construyen escenarios solamente porque sí, se tienen que justificar. La historia les ha enseñado que armar un set de filmación gigante, no solo no es garantía de éxito, sino una pérdida de dinero. Dos grandes lecciones fueron: Cleopatra y Gans of New York. Y, estas existieron incluso, con la experiencia de Griffith, que en 1916 gastó una fortuna para filmar Intolerance.

Su curva de aprendizaje no se dio porque se haya perdido dinero en hacer los escenarios, sino que mucho de lo que se construyó, no se vio a cuadro. Otro ejemplo sería Titanic. Sus escenarios fueron mucho más caros que las mencionadas anteriormente, pero se utilizó el 90 % de los escenarios construidos. A diferencia de Cleopatra que se usó el 45 % sin contar que se tuvieron que mover de Inglaterra a Italia.

Estos ejemplos son de películas gigantescas, por supuesto. Pero los empleó aquí, para mostrar un punto, debemos de ser conscientes del límite del cuadro cinematográfico. Consideremos que la mayoría de la gente, no cuenta con los presupuestos de los estudios Norteamericanos, entonces, ¿gastar en ambientar una casa por completo para solamente filmar un cuarto es aceptable? Pregúntale al productor antes de contestar.

En México, existen directores que ponen mucho detalle en estos asuntos, el más destacado de las últimas épocas y aún vigente es Arturo Ripstein, que con Lucero Isaac como Diseñadora de Producción, sacó el mayor de los provechos de cada cuadro de las películas que trabajaron juntos. Su última producción, El Diablo entre las Piernas, ahora con Alejandro García, logra, con muy poco, crear un ambiente dramático y sensual.

Lo importante es comprender, que lo que no sale a cuadro, es un costo que se puede utilizar en otro elemento que haga enriquecer la historía. Definir los límites del cuadro es libertad.

La armonía de la imagen.

El mayor de los placeres para un realizador es filmar una secuencia cuando todos los elementos del cuadro danzan con armonía. Los actores pueden mostrar sus capacidades histriónicas cuando todo a su alrededor es orgánico.

La acción de filmar una escena de una película, es un desmadre organizado, como se dice. Nada sucede natural, las escenas de acción están rodeadas de dobles y equipos de seguridad, las de sexo, llenas de gente, iluminación y gritos. Todo es un caos. Para que el equipo de trabajo entre en el trance de la filmación es valioso imaginar un espacio fuera del cuadro y para eso existe el diseño de producción.

Hace tiempo, antes de la pandemia, estuve involucrado en la postproducción de un cortometraje. El guion, en una escena romántica, definía al lugar como mágico, eso era todo. El productor decidió realizar la secuencia en un salón del restorán Sir Winston Churcill. Hora mágica (el sol escondiéndose en el horizonte), bellos jardines, muebles de piel… todo parecía perfecto, excepto que no lo era en el corte final. Sugerí filmar la escena de distinta perspectiva, a lo cual se accedió, el problema, el restorán cerró durante la pandemia por COVID. Entonces recurrimos a una artista plástica. Lo primero que preguntó fue, ¿de qué trata la escena? Entonces creo un set distinto, con cinco mesas, los protagonistas y dos extras, en una esquina de un parque, creó un restorán que nunca va a existir, pero para el cortometraje funcionó de maravilla. Esto fue posible por el entendimiento de los límites del cuadro y lo que se necesitaba decir en la acción.

Producción.

Todos los que hemos tenido la oportunidad de filmar, sabemos que las cosas no suceden de manera lineal, hay que tomar decisiones y estas están llenas de ruido. Todavía, cuando nuestra concentración es total y se planeó cada escena de manera milimétrica, cada escena nos presenta decisiones, las cuales pueden torcer el rumbo dramático de la historia. Este es el preciso momento en el que lamentamos nuestro menosprecio al diseño de producción. Con nostalgia y represión, recordamos sus sugerencias y propuestas.

Pero cuando el diseño de producción es conciso y comprendió los objetivos de cada escena, tiene distintas propuestas para resolver los trabucos de una producción. Para alimentar estas se debe de tener experiencia e imaginación. El Director de una película puede ser disperso y estar abrumado por la tarea, pero ni el Director de Fotografía y el Director de Producción se pueden dar este lujo. Antes, en la preproducción, debieron de haber previsto todas las lagunas de visualización y estar preparados, es, en conjunto, como deben de resolver que una escena se resuelva.

La entrega final.

Al final de un rodaje no queda nada más que el recuerdo, la nostalgia y la alegría. Mientras todos piensan en una fiesta y descansar, el Diseñador de Producción tiene que desarmar los sets de filmación y regresar a la fría realidad.

Las entregas del material son una pesadilla al no ser organizados y cuidadosos con los decorados y vestuario. Los elementos que se utilizan en el diseño visual, a diferencia de los elementos de otros departamentos, son utilizados y movidos por todo el personal. Lanzan estos decorados de un lado a otro cuando les estorban para colocar luces, micrófonos o los remueven cuando estorban un trazo escénico. Esto hace que el mobiliario sufra daños, los daños son costos extras y el responsable de estos son los Diseñadores de Producción.

La entrega de material de decorados y vestuario, son un pesar para el Diseñador de Producción que tiene que cubrir, en muchas ocasiones de su propio bolsillo, las marcas del egoísmo e indiferencia del equipo de trabajo. Nadie se atrevería a mover una cámara o tripiés, sin embargo, mueven sillones o rasgan ropas a diestra y siniestra. La única forma de evitar estos daños es, confinado en la moral y respeto de los compañeros por el trabajo del prójimo.

Diseñador de Producción o Director de Arte.

Si nos adentramos en las funciones y responsabilidades de lo que es Diseñador de Producción y Director de Arte, no habría cabida para esta pregunta. La realidad es, los Directores de Arte quieren que se les llame Diseñadores de Producción. Esto puede ser cierto, siempre y cuando, sean responsables de decorados, vestuario, maquillaje y peinados, de lo contrario, solamente el título es por capricho o arrogancia.

Para productores y directores, escoger entre el uno u otro depende del presupuesto y tipo de proyecto. Como se dice, el tamaño no importa. En los casos que se pueda tener a una persona, que esté dispuesta a asumir las responsabilidades de Diseñador de Producción, y cuente con un curriculum y experiencia probados, es lo mejor que le podría suceder a un proyecto. De lo contrario, la opción es la casilla B, tener departamentos distintos (arte, vestuario, maquillaje y peinados) y que tanto el Productor como el Director, propongan el estilo visual de la película.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
es_ESEspañol

Descubre más desde Pandilla Salvaje

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo