Mapas mentales.

Estás en una conferencia, una clase, en una reunión de trabajo o quizás solamente intentando desarrollar un proyecto de escritura, las ideas, descripciones y frases no paran en llegar a tus oídos y cabeza. Una invasión de información y conceptos llegan atacando por todos los flancos. Son momentos abrumadores que gritan por un poco de calma. Los mapas mentales son esa calma, esa claridad.

Los mapas mentales son una herramienta que se utiliza para comprender un tema u organizar las ideas de un proyecto que se encuentre vagando en la cabeza.
La mente es similar al mar, puede parecer en la superficie tranquila, pero en lo profundo hay fuertes corrientes que nos arrastran hasta la desesperación.

El caos en la mente.

Nuestra mente está en constante movimiento, queramos o no, ella pasa el tiempo recopilando información, incluso cuando dormimos. Como se dice, la mente no para.

Esto es bueno, siempre y cuando tengamos la disciplina para acomodar y clasificar la información para que no esté desordenada dando vueltas sin rumbo, pues la acción demanda de una grandiosa energía. Una mente desorganizada dificulta nuestra concentración para comprender nuevos conceptos.

¿Qué es un mapa mental?

Digamos que tienes una idea que desarrollar y no sabes como comenzar o tu mente no deja de dar vueltas a las ideas, como un carrusel. Las miras a todas ellas sin lograr detenerte en una y pensar.

Aquí es donde los mapas mentales nos ayudan a vaciar y organizar los conceptos que navegan dentro de la cabeza o para dar forma a los conceptos obtenidos en una lluvia de ideas.

Características de los mapas mentales.

Los mapas mentales se conforman, básicamente de tres elementos: una idea central, que es el tema a desarrollar; ramas principales, que son los conceptos que construyen la idea principal y; ramas secundarias, las cuales sirven para complementar los conceptos.

Lluvia de ideas (Brainstorming).

Para armar un buen mapa mental, necesitamos de una lluvia de ideas, puede ser solo o en equipo. Lo importante a recordar es no tener miedo de apuntar todas las ideas que se generen. Apuntalas como vayan apareciendo en tu cabeza, esto es para dar libertad a tu mente creativa, cuando la dejas trabajar, sin presión, sin ataduras o ruido, es curiosa y divertida.

Como hacer un mapa mental.

Al terminar de jugar con tu mente creativa y las ideas plasmadas en tu mesa de trabajo, parecen sin sentido y desorganizadas, como si fueran un plato de espagueti o un juego de cartas desacomodado.

Para arreglar este desorden se necesita ahora de tu mente crítica, la parte de lógica y razón de la cabeza.

La manera de organizar el mapa mental según la alimentación de ideas creadas es:

  • Tema central: Va al centro de la mesa de trabajo (hoja de papel, pizarrón, ventana, pantalla de televisor, monitor de computadora…). Si la enmarcamos en una figura o dibujo es un llamado a nuestra creatividad. La mente responde mejor a las formas y colores que a las palabras sueltas.
  • Palabras clave: Las palabras clave se obtienen de una simplificación del vaciado de conceptos o ideas. Muchos de ellos significan lo mismo y agota ser repetitivo. De arriba a abajo y en sentido de las manecillas del reloj, a través de ramas se van apuntando las palabras clave que nacen de nuestro tema central. Cada una debe de llevar un color distinto y al igual que el tema central, adornarías y colorearlas ayuda a fortalecer los conceptos.
  • Ideas complementarias: en ocasiones las palabras clave son ambiguas y se necesita ser más específico, entonces a partir de las ramas se crean sub-ramas de arriba a abajo con ideas que complementan a las palabras clave.
  • Conexiones: algunos conceptos comparten características entre ellos, sea porque pertenecen a un mismo conjunto o comparten sub grupos, cuando esto sucede se conectan entre sí por medio de una línea punteada.
  • Ilustraciones: los mapas mentales deben estar llenos de ilustraciones. Los dibujos y sketches ayudan a la mente a comprender mejor los conceptos, ya que no sólo son registrados de manera escrita, sino también visual, y siempre es más sencillo recordar una imagen que una palabra. El cerebro es visual.

Usos comunes

  • Educación: los instructores lo utilizan para exponer mejor sus temas; los alumnos para capturar los conceptos.
  • Lluvia de ideas: capturar y organizar las ideas de un tema general sin desgastar energía o atención en categorizar cada elemento.
  • Toma de notas: recolección de conceptos al momento de la exposición de un tema.
  • Análisis: desmembrar un tema en pequeños conceptos o descripciones para estudiar o comprender mejor el elemento.
  • Toma de decisiones: organizar por importancia y por nivel de complejidad las resoluciones y metas por concepto.
  • Desarrollo personal: utilizado para crear un diagrama de acciones a llevar a cabo para crear hábitos, rutinas y aprendizaje.
  • Proyectos creativos: Desglosa los temas a desarrollar, facilita y en otras veces se utiliza como bosquejo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
es_ESEspañol